lunes, 21 de mayo de 2012

Cabañera del Cinca



Llegando a Labuerda
Esta es la introducción de un reportaje fotográfico de 16 páginas en la que se describe cada una de las etapas siguiendo una cabaña.

Descargar reportaje en formato pdf con gran calidad (4.66 megas) de Cabañera del Cinca
Descargar reportaje con menor calidad (1.15 megas) de Cabañera del Cinca menor calidad

Ir a etapa 1: Ilche a Barbastro
Ir a etapa 2: Barbastro a Naval
Ir a etapa 3: Naval a Mediano
Ir a etapa 4: Mediano a Labuerda
Ir a etapa 5: Labueda a Lafortunada
Ir a etapa 6: Lafortunada a Plan

La cabañera ha servido durante cientos de años para el paso del ganado ovino de los pastos de invierno de la tierra baja de los somontanos a los pastos altos de verano del Pirineo.

La fecha de paso varía según la disponibilidad de los pastos en la montaña y el llano. En los puertos la hierba no crece hasta junio. Si se tiene acceso a pastos en el valle se puede adelantar alguna semana.

El camino de la cabañera de la primavera es menos duro que la del otoño debido a lo largo del día, que da tiempo a dejar pastar al rebaño más tiempo. Igualmente, como muchas ovejas ya han hecho el recorrido con anterioridad, ya que viven entre 10 y 12 años, saben que van hacia los pastos y, aunque cansadas, están contentas.

Por Barbastro pasa la cabañera que va desde Monegros y el Somontano al Valle de Plan. En Monegros comenzaba en Peñalba para seguir por Villanueva de Sigena y Castelflorite. En el Somontano comienza en Terreu para seguir hacia Monesma y Permisán.

Por el Somontano, también, pasa otra cabañera por Peralta de Alcofea hacia la Sierra de Sevil paralela al este del río Alcanadre. Su origen es Mequinenza y va hacia el Valle del río Ara. Cuando se venía desde el Somontano y  Monegros de Huesca se cruzaba el río en Pertusa.

LOS PROTAGONISTAS


Además del esfuerzo realizado por los pastores, sus familias y amistades, los protagonistas de esta cabaña son los perros fieles a las órdenes y las sacrificadas ovejas.
Los perros agotados al final de cada jornada a pesar del cansancio, el hambre o la sed, obedeciendo siempre.



Las ovejas bebiendo y comiendo cuando ha surgido la oportunidad. El recién nacido que se une al rebaño y el choto mayor que, casi siempre, cansado va detrás de todos.






Esta  documentación de la Cabañera del Cinca en el camino de la primavera no hubiera podido ser realizada sin la colaboración de Daniela, Fernando, José Ángel y Joaquín, a quienes muestro mi agradecimiento.
Espero que su lectura y visión ayuden a valorar el esfuerzo de los pastores y el papel que desempeñan las cabañas en el mantenimiento de los montes y los puertos del Pirineo tal como los hemos conocido tradicionalmente.

Igualmente, en un momento en que la economía de la montaña ha pasado de ser predominantemente ganadera a ser turística, el camino de esta cabañera es un interesante atractivo que transcurre a través de las comarcas del Somontano y Sobrarbe.
Es una ruta de más de 100 kilómetros en etapas asequibles en la que podemos ir  “pastando” a nuestro ritmo la naturaleza, el paisaje, la arquitectura, la historia y la gastronomía milenarios que nos encontramos en su largo y cambiante recorrido.

Es un camino para despreocuparse paseándolo tranquilamente. Llevar un teléfono móvil con GPS y acceso a Internet facilita mucho el sentirnos seguros para seguir la ruta y el poder consultar información sobre aquello que nos ha llamado la atención.
Las dos últimas etapas, para evitar la carretera, podemos recorrerlas por el sendero de Gran Recorrido de Sobrarbe que va de Ainsa a Lafortunada por la margen derecha del río Cinca, y desde aquí a Bielsa por el camino del canal y después al Valle de Plan.

La imagen que me quedo del camino son los ojos del perro pastor, atentos pero serenos.

En el otoño acompañe a la cabaña de regreso. Ver el artículo Cabañera del Cinca: camino del otoño.

Puedes ayudar a difundir el blog de Caminos Barbastro haciendo LIKE en la página de Facebook de Caminos de Barbastro (pincha en el enlace para acceder)

Daniel Vallés Turmo, mayo de 2012