lunes, 10 de septiembre de 2018

Nuestra época visigoda


La época visigoda dura casi 3 siglos, iniciándose en Tolosa (Francia) el año 418 (siglo V) tras el pacto entre los visigodos y Roma, y finaliza en el año 711 con la invasión musulmana de la península. (siglo VIII)

Anteriormente, estuvo la época romana que duró casi 5 siglos. En nuestro entorno, Barbotum fue el “ayuntamiento rural” (cvuitas) de nuestro Somontano de Barbastro durante la época romana. Ver las entradas en el blog Barbotum y Somontano Romano.
Es en la partida de “Monte Cillas” (Ermita del Socorro actual) donde se han descubierto distintos restos, sobre todo de la necrópolis. Algunas placas son visibles en la parte sur de la pared de la ermita. En una de esas placas se refieren a un vecino de Boltaña.

Se han encontrado vestigios desde el siglo I antes de Cristo hasta el V después de Cristo. Tuvo su máximo esplendor en el siglo II, pero sobrevivió a los problemas del siglo III (con la escisión del imperio) que hicieron abandonar muchas ciudades, entre ellas Labitalosa. A mediados del siglo IV existía una comunidad cristiana. Finalmente, el asentamiento se abandona a mediados del siglo V.

En el Museo de Huesca se encuentran varios mosaicos paleo cristianos del siglo IV con inspiración africana de tradición “prisciliana”. Destaca este dedicada a Rufo por su esposa Vivencio. Tal vez, la primera imagen de una persona de nuestro entorno.

La lápida dice: “Vivencio adornó este sepulcro para Rufo, su dulcísimo esposo”. En la foto inferior vemos la foto de 1920 cuando la encontró Ricardo del Arco y la actual en el Museo Provincial de Huesca.

Lápida funeraria de Barbotum

Se han encontrado también restos visigodos del siglo V en “Monte Cillas”, pero se abandonó el asentamiento antes de finalizar este siglo. Sus habitantes, posiblemente, se fueron hacia el norte.

A partir del siglo VI la Iglesia hispanogoda entra en un momento de auge. Este florecimiento se traduce en el nacimiento de los primeros cenobios aragoneses. Este es el caso de San Cucufate de Lecina.
La tradición y documentación pone el lugar en la actual iglesia de Lecina dedicada a San Juan Bautista que podemos ver en la foto inferior. No se sabe el papel que pudo tener como eremitorio la cueva y ermita de San Martín en la desembocadura del barranco de Choca en el río Vero.

Iglesia de San Juan Bautista de Lecina
Cucufato fue un predicador en la península que nació en el año 270 en Cártago y murió martirizado en el año 313. La ermita de la Virgen del Llano de Barbastro, construida en el año 1595, anteriormente había sido dedicada a San Cucufate.

Antes de llegar a Lecina pasamos el collado de San Caprasio en la carretera de Barbastro a Boltaña por Colungo. Santo de comienzos del siglo IV venerado por iglesia hispanogoda. Según la tradición francesa fue obispo de Agen. Según la tradición aragonesa un pastor de la Sierra de Guara (su nombre procedería de que cuidaba cabras). También hay otra tradición castellana. Esto no indica la influencia visigoda en nuestro territorio más próximo.
Otro pastor que vivió en la Sierras de Añisclo, Cancias y Guara es San Úrbez en el siglo VIII.

A los pies del Tozal de Asba está el Tozal de los Santos donde la tradición dice que en el siglo VII se presentó la Virgen a un pastor, quien le construyó allí una ermita. Luego se escondió en un nogal durante la invasión musulmana, dando lugar al Santuario de Santa María de la Nuez.

La época visigoda fue eminentemente rural. Se formaron latifundios por la nobleza hispanovisigoda (cargos administrativos y militares a los que se les pagaba con tierras). Este es el caso de Panzano, Junzano, Ponzano y Morrano en la parte llana del Somontano de Huesca y Barbastro.
No se pudo mantener el régimen de esclavitud porque era costoso el alimentar a los esclavos, de modo que se les convirtió en “siervos de la gleba” (personas ancladas a un territorio, pero libres, una especie de semiesclavitud)

Entró en crisis la época visigoda en la segunda mitad del siglo VII por su insostenibilidad y finalizó en el año 711, siglo VIII, con la invasión musulmana de la península. Esta época musulmana dura casi 4 siglos.

La cueva Foradada (Paúles en Sobrarbe) sirvió como depósito funerario entre los siglos VII y mediados del VIII. Supone el límite más septentrional de hallazgos visigodos. En el Museo de Huesca podemos ver el ajuar encontrado: Tres anillos con sello, un hebilla de cinturón y una moneda de oro de la época, que podemos ver en la foto inferior.

Ajuar funerario de la Cueva Foradada
Lo que era Barbastro fue tomada por los árabes bajo el liderazgo de Muza (711), quienes le dieron el nombre Barbaschter, que deriva del nombre de Barbastrum, según la tradición.

En el siglo IX. Jalaf ibn Rasid mandó construir el castillo de Alquezar y se convirtió en el principal punto de defensa de Barbastro frente a los reinos cristianos del Sobrarbe. Había dos vías de fácil acceso a Sobrarbe, que coinciden con dos cabañeras: Sierra de Sevil y Campo Royo por donde iba el camino a Boltaña.

Durante el siglo X los musulmanes van creando el sistema de fortificación pre-pirenáico. Este es el caso de Surta, Sarsa, Miravet, Azaba y Almazorre, que tienen nombres de origen árabe. Comienzan, también, las primeras fortificaciones cristianas, como es el caso del Castillo de Espluguiecho en Hospitaled. Algunos piensan que fue una de las primeras defensas construidas. Tiene visibilidad directa con Monclús, Troncedo, Eripol y Almazorre.

Castillo de Espluguiecho
A finales de este siglo tuvo lugar la invasión de Almanzor de los territorios pirenaicos y en el año 1006, siglo XI, la de Abd-al-Malik con efectos devastadores. Posiblemente, fue en una de estas incursiones donde murió martirizado San Visorio en su eremitorio de San Vicente de Labuerda.

Es con el dominio de Sancho III el Mayor del Sobrarbe hacia 1017 cuando se establece una línea de torres y castillos enlazados para vigilar los accesos y servir como primera línea de defensa con los musulmanes, y posteriormente de ataque conforme se van reconquistando las fortificaciones enemigas.

Esta función de vigilancia y protección con los musulmanes finaliza con el fin del siglo al reconquistar Alquézar en 1067, Naval en 1084 y Barbastro en 1100.

Para conocer esta época comentada, sugiero 4 visitas:

1) Museo de Huesca para ver los mosaicos del siglo IV de Monte Cillas y el ajuar funerario visigodo de la Cueva Foradada de los siglos VII y VIII. (En coche)

2) Eripol. Un emplazamiento emblemático con unas vistas del sistema de fortificaciones y construcciones singulares como el conjunto de lavadero, pozo y horno de la foto adjunta. (En coche). Se puede visitar el mismo día que se realice alguna de las dos rutas senderistas fáciles y balizadas que sugiero a continuación.

Detalle de Eripol
3) Castillo de la Azaba en Almazorre. Ruta de 6 kilómetros balizada para este castillo que tiene visibilidad con Almazorre y ,posiblemente, el desaparecido castillo de Miravet en Santa María de la Nuez. (Andando)

4) Castillo de Espluguiecho en Hospitaled. Ruta de 6 kilómetros balizada (PR HU-55). (Andando)


Daniel Vallés Turmo, 10 de setiembre de 2018











miércoles, 29 de agosto de 2018

Buera

Buera es una población que pertenece al ayuntamiento de Santa María de Dulcis junto a Huerta de Vero, Se encuentra a dos kilómetros del desvío de la carretera de Barbastro a Alquézar antes del desvío a Colungo.

Se sitúa en un altiplano que nos permite unas buenas vistas de Alquézar, Colungo, Adahuesca y Radiquero, además de la sierra de Sevil.

Buera
Tiene una bonito casco urbano que vale la pena recorrerlo para visitar su fuente y lavadero, el torno, el tejar, la iglesia, y perdernos mirando pequeños destalles como el cerrojo de madera de la foto adjunta.

Detalle cerrojo de madera
Por la población pasan varias rutas senderistas y de BTT: ruta de la ermitas y la circular Alquézar-Colungo-Buera. Su monumento más conocido es el Santuario de la Virgen de Dulcís que se encuentra a unos dos kilómetros por una pista asfaltada.

En el mapa adjunto se muestran los puntos de interés en torno al Santuario, al que podemos acceder en coche. Además, junto al santuario hay un reloj de sol, un merendero y una plantación con distintas variedades de olivos. Nos vamos a encontrar paneles de interpretación en todas las localizaciones.

Mapa general de cosas que ver
Antes de llegar al santuario pasamos por la ermita de San Juan. Aquí nos podemos desviar a ver un pozo de hielo.

Desde el santuario podemos hacer una pequeña ruta de 2,4 kilómetros (ida y vuelta) al torno de la aldea derruida de Los Corrales.

Mapa del santuario al torno de Los Corrales
Desde el santuario cogemos una senda (que sale de la parte trasera de la iglesia) y baja a la pista, 90 metros.  La seguimos hacia la derecha hasta llegar a un cruce a 490 metros. Hay una señalización de "Los Corrales" en la pista hacia la derecha. A 950 metros de inicio llegamos al caserío derruido de Los Corrales. Una senda indicada nos lleva hasta el edificio del torno donde todavía quedan la rueda de moler y una prensa de hierro. Son 1,18 kilómetros de recorrido.

Vista parcial del edificio del torno de Los Corrales
Daniel Vallés Turmo, 29 de agosto de 2018








martes, 21 de agosto de 2018

Dolmenes de Pueyoril y Capilleta

Aconsejo una ruta para ir con niños para visitar los dolmenes de Pueyoril y Capilleta en Paúles de Sarsa en el Sobrarbe.

Localización de los dolmenes
Desde Barbastro podemos subir por la carretera hasta el Mesón de Ligüerre y la vuelta por Colungo. Podemos aprovechar, si tenemos tiempo, para visitar la iglesia de Santa Eulalia de Olsón (la catedral del Sobrarbe)y el casco urbano de Colungo, menos conocido que Alquézar, pero con encanto. Además podemos echar un trago en uno de sus dos bares y restaurantes junto a la carretera.

Trayecto de ida y de vuelta
El dolmen de Pueyoril queda cerca de las ruinas del Mesón de Arcusa. Hay sitio para aparcar varios coches. Hay paneles explicativos y el sendero está balizado. Son 620 metros ida y vuelta.

Dolmen de Pueyoril con la Sierra de Sevil al fondo
El dolmen de Capilleta queda cerca de la Ermita de San Isidro (antes de llegar a Paúles). Hay sitio para aparcar. Hay paneles explicativos y el sendero está balizado. Son 280 metros ida y vuelta.

Dolmen de la Capilleta con la Ermita de San Isidro al fondo
Daniel Vallés Turmo, 21 de agosto de 2018



martes, 14 de agosto de 2018

San Hipólito de Castejón de Sobrarbe


San Hipólito fue un soldado romano nacido en el siglo III encargado de custodiar a cristianos presos. Esta convivencia hizo que finalmente se convirtiera al cristianismo. En el mural de la izquierda de la Ermita de San Hipólito de Castejón de Sobrarbe vemos al santo con las llaves de la cárcel. Una vez que fue cristiano, daba caridad a quien venían a verle.

Mural izquierdo de la ermita de San Hipólito
La tradición dice que fue bautizado por San Lorenzo. Fue martirizado en el año 278 siendo arrastrado por varios caballos por toda Roma. Su fiesta se celebra el 13 de agosto. En el mural de la derecha se contempla una escena del martirio arrastrado por dos caballos.

Mural derecho de la ermita de San Hipólito
En el románico primitivo no aparece ningún santo en las pinturas de las iglesias, únicamente el pantocrátor rodeado de los 4 evangelistas. Luego se fueron añadiendo santos de la época romana para ir catequizando con nuevos valores. Estos son los casos de San Lorenzo, San Martín (que igualmente era soldado) y el mismo San Hipólito. Así, la capilla de la Casa Alta de Escapa (ver ruta Casas de Escapa) está dedicada a San Martín. En el altar mayor hay una figura del santo vestido de soldado romano.

Imagen de San Hipólito en el altar
En Barbastro había una iglesia de San Hipólito en la calle que tiene su nombre en la actualidad y, también, da nombre a un barrio. En Alquézar, Eripol (en ruinas) y Paúles de Sarsa cuentan con ermitas. Cerca de Letosa hay una aldea con el nombre de San Hipólito.


San Hipólito de la iglesia de Barbastro

La imagen de San Hipólito de Paúles de Sarsa de Surta corresponde como obispo de Roma. Ambos santos murieron arrastrados por caballos. Algunos piensan que es la misma persona.

San HIpólito de la ermita de Paúles de Sarsa de Surta
Este también es el caso de Castejón de Sobrarbe que tiene dos ermitas, una dedicada a Santa Waldesca (que se celebra el 23 de Mayo) y otra a San Hipólito (que se celebra el 13 de Agosto). La fiesta mayor se celebra el 15 de agosto en honor de la Asunción, a quién está dedicada su iglesia parroquial del siglo XVI. Desde la ermita podemos ver hacia el norte la población.

Castejón de Sobrarbe desde la ermita
Acuden a la romería los barrios tradicionales de esta localidad: Castejón, Latorre, La Pardina, Camporrotuno, Las Casas de Escapa; además de Olsón y Mondot. Antiguamente, también acudían de Arcusa.

Cuando no había coches ni pistas, se venía por la multitud de caminos que había entre los pueblos. Hacia Arcusa confluyen los caminos que vienen de Castejón, Mediano y las Casas de Escapa. De Castejón bajan dos caminos, uno a Mondot por las Casas de Sergualas y otro a Olsón por las Casas de Escapa. Ver mapa de 1934 debajo. Extraña que no aparezca la ermita. 

Ermita situada en un mapa de 1934
Actualmente se viene en coches “todo terreno” por una vista que sale de Latorre y pasa junto a las casas de Escapa. Ver mapa actual. Aparece el edificio, pero no el nombre de la ermita. Lo he añadido.

Ermita situada en mapa actual
La ermita y Castejón de Sobrarbe vistos desde la carretera de Ligüerre a Arcusa.

San HIpólito y Castejón de Sobrarbe
La actual ermita data del siglo XVII y cuenta con una iglesia de un sola nave con coro y un anexo lateral en la parte izquierda donde se juntan los romeros. En la fotos se ve la fachada principal. una lateral y la entrada al anexo.

Fachada principal con pórtico
Fachada lateral
Entrada al anexo lateral
A una decena de metros al norte hay un pequeño edificio, llamada la bodega, donde se guardaban los botijos y cántaros de agua para que estuvieran frescos. En las fotografías vemos la entrada y unos cántaros en una repisa.

Entrada a la bodega
Cántaros en la bodega
Antiguamente aquí el alguacil daba aceite para preparar las ensaladas. En la actualidad no se reparte, pero sí se facilita ensaladeras de cerámica a las familias el día de la romería. Las de ahora están hechas en Bandaliés. Las anteriores eran de Naval. En la foto se muestra una de las ensaladeras.

Ensaladera que se ofrece a las familias
La misa comienza a las 13 horas. Está la puerta abierta tras el pórtico, como vemos en la fotografía.

Entrada interior tras el pórtico
Hay muchas velas encendidas como ofrenda. En la oscuridad que hemos roto las velas llaman la atención, y los murciélagos nos acompañan durante la celebración.

Velas encendidas como ofrenda
Dado que San Hipólito es el patrón de las caballerías, antiguamente se ofrecían herraduras. Vemos colgadas algunas en una parte del templo.

Herraduras ofrecidas
Comienza la misa. La parroquia pertenece a la diócesis de Huesca. En la homilía recuerda el sacerdote la relación del santo con San Lorenzo y la necesidad de mantener la tradición no únicamente como fiesta, sino con el significado que tenía religioso y de cohesión social de los vecinos. La fotografía de la misa está hecha desde el coro.

Celebración de la misa
Tras la misa se bendice la torta de caridad. Este año le toca repartirla a Casa Benito de Camporrotuno. La hacen en la panadería Alejandro de Ainsa. Antiguamente cada familia echaba sobre el suelo del altar trigo. Al día siguiente se pesaba. Con esa harina se hacía la torta del año siguiente. Cuando había panadería en Ligüerre se hacía allí. Anteriormente, en el horno de casa.

Momento de la bendición de las tortas de caridad
Luego los asistentes pasan y toman un trozo de torta con chocolate y miel. Si sobran tortas, se pueden comprar.

Torta troceada preparada para repartir
Al final de la mesa está la bebida. No faltan los porrones de vino y los botijos de la bodega. También hay refrescos para los niños.

Porrones de vino y botijos con agua
Los vecinos se sientan dentro o en los pórticos para comer y charlar.

Romeros en el pórtico lateral
Mientras se hace la puja de las 2 roscas con 6 huevos duros. El importe recolectado sirve para el mantenimiento de la ermita. Desde después de la guerra la ha hecho siempre Joaquín Broto de Casa Sastre de Castejón. Este año la hace, con mucha simpatía y empeño, su hija Pilar. Se han recolectado 75 euros en la puja.

Una de las roscas de la puja
Precisamente de esta casa han venido a la romería familiares que emigraron a Argentina antes de la guerra. Algunos ejercieron el oficio de sastre. Un hermano lo hizo en la población de Coronel Suárez y otro se fue a la cercana General la Madrid. Actualmente, en esta población de la provincia de Buenos Aires, todavía queda una tienda de ropa que se llama Casa Broto.

Siempre ha habido emigración porque las familias eran muy grandes. Pero, la despoblación dejo casi sin habitantes estos pueblos a partir de los años 60 del siglo pasado. Ahora muchas casas están reformadas por los descendientes que vienen de vacaciones. También han venido nuevos vecinos de otros países, que también están en la romería. En la fotografía vemos el antiguo camino desde Mediano a Castejón que se puede ver cuando baja el nivel del pantano. Una imagen que retrata un poco lo que pasó hace unas décadas.

Camino que surgía de Mediano a Castejón
Hay gente joven y niños en la celebración. Así, que la tradición continuará para seguir uniendo a las personas que viven o visitan este territorio. Después del reparto de la caridad las familias se juntan para comer.

Familia preparada para comer
Agradezco a Jesús Grasa, nacido en la Casa Baja de Escapa, que me haya invitado a compartir esta celebración.

Este artículo forma parte de la recopilación de "Caminos de Vida" en este blog donde podrás conocer otras historias.


Daniel Vallés Turmo, 13 de Agosto de 2018











































jueves, 9 de agosto de 2018

Entre viñedos

En este mes de Agosto es ideal para pasear entre viñedos bien a primera hora de la mañana o al atardecer. La planicie de Salas es uno de los lugares privilegiados para hacerlo.

Hay una ruta ya con muchos años, PR HU 71, que quedan pocas señales y nos lleva desde Salas Altas al Pueyo por pistas. Alguna, en cruces importantes, están en el suelo. Por ello es necesario llevar aplicaciones en el móvil de seguimiento de rutas. Yo aconsejo "Mapas de España" del Instituto Geográfico Nacional, que directamente cargas sus mapas. Ver la entrada de Geolocalización para personas.

Señal en el suelo entre Salas Bajas y Castillazulo
Podemos hacer el tramo Castillazuelo al Pueyo y Vuelta (unos 10 kilómetros). No hay viñedos, pero tiene unas vistas extraordinarias.

Mapa Castillazuelo al Pueyo
Y nos lleva hacia el símbolo de esta ruta, el monasterio del Pueyo. El camino está bien señalizado en este tramo. Al menos en los cruces importantes. Hay un tramo con pista agrícola y el final con una pista más natural muy bonita.

Ermita de San José y El Pueyo
En Castillazuelo tienen señalizadas dos rutas más. Una hacia el Pueyet y otra hacia Guardia, que es donde está las canteras de caliza. Se mantienen las señales más importantes de estas rutas.

El otra tramo va desde Castillazuelo a Salas Bajas y Salas Altas pasando por la ermita de San Fabián, donde está el cementerio de Castillazuelo, son 12 kilómetros ida y vuelta. Como ya se ha comentado falta señalización en los cruces de pistas. Desde aquí hay otra ruta señalizada, la ruta de las ermitas, que unen la de San Fabián, San Macario (Pozán de Vero), El Plano y Candelera (Salas Altas) y Ducis (Buera).

PR HU 71 entre Castillazuelo y Salas Altas
Este tramo tiene un segmento de pista natural y otro más agrícola entre viñedos con El Pueyo siempre presente.

El Pueyo en el camino entre Salas Bajas y Castillazuelo

Entre Salas Bajas y Salas Altas es un verdadero mar de viñedos.

Salas Altas desde Salas Bajas

En Salas Altas tenemos dos rutas bien señalizadas, Una al Mirador del Pirineo (que nos lleva a la planicie de la Sierra Alta) y otra Entre Viñedos. Las dos pasan por la ermita de la Candelera.

Daniel Vallés Turmo, 9 de agosto de 2018















jueves, 26 de julio de 2018

Nuestra prehistoria


Tenemos la suerte de encontrarnos en un territorio que recorriendo apenas 30 kilómetros podemos contemplar cómo vivían nuestros antepasados de la prehistoria permitiéndonos una mirada profunda sobre nuestra existencia.

En la Cueva de los Moros de Gabasa es donde se han encontrado los restos humanos neandertales más antiguos de Aragón, 40.000 a.C. Se sitúa en la Sierra de la Carrodilla donde hay, al menos 8 abrigos con yacimientos rupestres: Alonsé, Cueva del Moro de Olvena, Remosillo, Las Campanas, Forau del Cocho, Engardaixo y Cueva de los Moros de Alins. Descargar Guía de la Sierra de laCarrodilla.

Cueva del Forau del Coixo
Recuerdo haber acompañado a la Cueva de los Moros de Gabasa al fallecido escolapio Enrique Latorre Lastiri a principios de los años 80 del siglo pasado cuando se hizo el descubrimiento. Fundador del grupo Scout de Alcañiz compartimos campamentos con el grupo Calasanz de Barbastro. Los últimos años los pasó en Peralta de la Sal, muy cerca de la cueva.

A los pies de la Sierra de Sevil, se encuentra la Cueva de la Fuente del Trucho donde se descubriron las únicas pinturas de paleolítico medio en Aragón. Su datación son del 24.000 al 29.000 a.C., Cromañon del Graveliense. La cueva no se puede visitar pero hay una replica en el centro de interpretación de arte rupestre de Colungo.

Del periodo Magdaleniense, 18.000 a.C., se han encontrado restos en la Cueva Alonsé en Estadilla, Sierra de la Carrodilla.

Los yacimientos más abundantes son del Neolítico y de la Edad de los Metales. Y es donde podemos ver las expresiones artísticas más relevante de Arte Levantino (6.000 a 4.000 a.C.) y Arte Esquemático (5.000 a 1.500 a.C.).

La joya de la corona, por el recorrido hasta el abrigo y la pintura es la Cueva de Chimiachas. La ruta está bien balizada desde Alquézar, tardando unas 6 horas en hacer el recorrido de ida y vuelta. Más accesible, también ruta bien balizada desde la carretera de Colungo a Lecina, es la Cueva de Arpán. En ambos casos nos encontramos un ciervo de Arte Levantino.

Ciervos de Arpán y Chimiachas
Para contemplar pinturas de Arte Esquemático, la opción más fácil son los Abrigos del Tozal de Mallata, ruta bien balizada desde el aparcamiento donde está el Mirador del Vero o desde la carretera.


Otros abrigos bien balizados son: Quizans, Regacens, Lecina Superior y Barfaluy. Algunos, como Quizans o Regacens tiene fácil acceso, pero para otros ha habido que instalar escaleras metálicas para acceder. Como vemos en la foto desde el Mirador del Vero, la situación de los abrigos (como es el caso de Gallinero o Lecina Superior) se encontraban en lugares de difícil acceso.


Abrigos rupestres en el Río Vero
Ya se han cumplido 21 años de la creación del Parque Cultural del Río Vero para proteger y divulgar estos retazos de nuestra historia. Aunque, la mejor forma de proteger estas pinturas es conocerlas.

Si quieres conocer más historias, visita la publicación Caminos de Vida.


Daniel Vallés Turmo, 27 de julio de 2018